Anguila en salsa de olivas

Anguila en salsa de olivas

¿Hay algo más mediterráneo que una buena ración de olivas? Si eres amante de este preciado oro verde, esta receta de anguila en salsa de olivas es para ti. La anguila, en sus diversas formas de cocinarla, tiene unas características al sabor muy especiales. Su textura, sabor y matiz son inigualables. Por esta razón, se trata de un pescado que casa muy bien con salsas que le aporten un toque diferente.

Las olivas son un producto con múltiples propiedades beneficiosas para la salud.  Contienen minerales nutritivos como el fósforo, el hierro, el yodo o el sodio. Además, es fuente potente de calcio y son antioxidantes, por su contenido en vitaminas A, B y E.

La receta de hoy es muy fácil de preparar y combina dos excelentes productos que combinan estupendamente. Presta atención, los pasos son sencillos y el resultado es una receta que a más de uno dejará boquiabierto.

 

Tiempo de preparación: 30 minutos

 

INGREDIENTES

  • 500 gr de anguila entera Roset
  • 200 gr de olivas verdes deshuesadas
  • Aceite de oliva
  • ½ cebolla
  • 1 copa de vino blanco
  • Especias al gusto

CÓMO ELABORAR LA ANGUILA EN SALSA DE OLIVAS

En primer lugar, sazona y prepara la anguila entera y córtala en trozos de unos 7 cm de largo. Fríe la anguila en una sartén con un poco de aceite, sal y pimienta. Procura no sobrecalentar el aceite para que la carne no se queme ni se seque. Simplemente sella la anguila vuelta y vuelta.

A continuación, pasaremos a preparar la salsa de olivas. En una cazuela aparte, pica la cebolla y póchala hasta que quede de color transparente. En este punto, añade las olivas, especias al gusto y la copa de vino blanco. Deja reducir durante unos 7-10 min. Seguidamente, añade la anguila ya sellada a la cazuela con la salsa de olivas. Dejaremos reposar a fuego lento el pescado con la preparación de olivas hasta lograr la consistencia deseada.

¡Listo! La anguila en salsa de olivas ya está preparada para servir. Para emplatar, sirve abundante cantidad de salsa en cada ración y acompaña con un poco de cilantro fresco o cebollino.

CONSEJOS PARA ESTA RECETA

  • Si la carne de la anguila te gusta más suave, prueba a hornearla en lugar de freírla. ¡Se te deshará en la boca!
  • Si añades algo de pimentón dulce y picante, maximizarás el sabor y descubrirás nuevos matices de esta deliciosa salsa.
  • No te preocupes si te sobra algo de salsa. Déjala enfriar, y una vez espesa tendrás un delicioso condimento fresco para untar en tu pan favorito.

Deje su comentario